Las baterías Tecno-k están cubiertas por una garantía legal frente a las faltas de conformidad en virtud de lo previsto en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (Real Decreto Legislativo 1/2007).

De acuerdo con los artículos 114-124 de la citada Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, los consumidores tienen, entre otros, el derecho a obtener del vendedor, y si se cumplen las condiciones legales del fabricante, la reparación o sustitución gratuita de aquellos productos que manifiesten una falta de conformidad, siempre que la falta de conformidad existiera en el momento de la entrega del producto.

La ley establece un plazo general de 2 años de garantía desde la compra y de 1 año para las baterías la gama de vehículo pesado y agrícola.

En caso de ser aceptada la garantía, se sustituirá la batería por una nueva de la misma referencia o equivalente (en caso el caso de referencias obsoletas) quedando sujeta al sello de garantía de la primera compra.

En ningún caso, Tecno-K o su distribuidor, se harán cargo de posibles daños que puedan resultar por mal uso, manipulación o instalación no profesional, o mal funcionamiento como corto circuito. La garantía no será valida en caso de factores externos al uso normal del producto, tales como subidas o bajadas de tensión, utilización de accesorios inadecuados o prohibidos por los fabricantes, caídas, agua, fuego o manejo incorrecto o abusivo por parte del cliente o por terceras personas no autorizadas por los fabricantes.

Anulación de garantías

  • Incorrecta utilización, manipulación o mantenimiento por parte del cliente de un equipo, kit, componente o producto.

  • Incorrecta reparación, modificación o ampliación por parte del cliente de un equipo.

  • Deterioro, eliminación u ocultación, por parte del cliente, del sello de garantía del distribuidor o del fabricante. Es decir, no se aceptará ningún material dañado o con muestras evidentes de una manipulación incorrecta.

Quedan excluidos de toda garantía los defectos y deterioros producidos por hechos externos como accidentes o fallos eléctricos.